Wednesday, February 21, 2007

...

Hay algo tan perverso en los teléfonos,
en las gafas oscuras,
en los pestillos.

Algo que no cambia
ni se moja
ni se enciende.

Un sonido seco y mustio:
eco de una voz
que se rompió sin espejo.

2 Comments:

Blogger argonauta callejero said...

Hay algo tan prístino en las cartas de respuesta,
en los lentes con dioptrías,
en las llaves sin llavero

Algo que obliga a parirse,
a mojarse,
a encenderse

Una palabra húmeda,
eco de una voz ayer dispersa
que por fin halló un espejo
o un puerto,
que son lo mismo

8:59 PM  
Blogger barbol said...

bravo por el suspenso
y el silencio
del poema de los espejos
lo disfrute mucho

chau!

5:26 PM  

Post a Comment

<< Home